[Prueba] Mash TT 40 Café Racer; De café en café

Tras el paso de la pequeña Mash Seventy Five por mis manos, hoy es el turno de su prima mayor recién llegada en la mochila de las novedades con normativa Euro 4 que la firma ha preparado para este año.

Se trata de la Mash TT 40 Café Racer, una apuesta atractiva por doble razón, y es que el segmento de media cilindrada y el estilo Café Racer parecen entenderse perfectamente.

plantilla fotos12 Como ya comentamos en su día, la marca Mash aterrizó sobre mediados de 2014 en nuestro país, una marca de reciente creación del grupo SIMA (Société d’Importation de Motos et Accessoires) de origen francés con una filosofía clara, motos de estilo clásico, de mecánica y forma de ser sencilla a precios competitivos.

La fabricación corre a cargo de la empresa Qingqi Motorcycle en China.

Pero, ¿qué es exactamente una Café Racer y de dónde surge?

Si bien no es un estilo con un momento concreto de creación en la historia, las motos Café Racer se remontan a los años 1950 en Inglaterra, tras la segunda guerra mundial. Al parecer éstas deben su nombre a la congregación en los Cafés de la época, las carreras allí organizadas y el desplazamiento entre dichos cafés, como el famoso Ace Café de Londres, o el  Johnson’s Café. En otras palabras, Café, rebeldía y mucho Rock & Roll.

Los jóvenes de aquel entonces no tenían acceso a motocicletas de alta cilindrada ni extensos componentes, por lo que la modificación de motocicletas corrientes era la única opción. Y eso es, eso es exactamente la definición correcta, una motocicleta normal y corriente modificada con diversos componentes que dejan a un lado el confort y persiguen la velocidad, la exclusividad y un estilo de vida.

plantilla fotos3Hoy en día las marcas continúan apostando por reproducir dicha filosofía, y gracias a ello encontramos motos como esta, y es que tras verla por primera vez, la pequeña francesa no te deja indiferente.

La TT40 cuenta con un motor de origen Honda monocilíndrico de 400cc, SOHC, cárter seco y 4 válvulas, entregando una potencia de 27 CV a 6.5000 rpm. y un par motor de 30 Nm a 5.000 rpm. La refrigeración corre a cargo del aire, y declara un peso en vacío de 156 Kg, de los cuáles 16, son culpa de su gran depósito de combustible, de 16L.

plantilla fotos17Por el frente, su gran cúpula recuerda a las motos de carreras de los años 60, con un gran faro central y alargándose hasta los laterales del depósito, lo que conforma la gran seña de identidad de la moto. También encontramos una horquilla delantera convencional hidráulica de 41mm de diámetro, donde residen sus semimanillares regulables por debajo de la tija en una posición muy baja, y unos anclajes que sujetan sus pequeños espejos retrovisores circulares.

plantilla fotos10

La Mash gana mucho al natural, cobrando mayor sentido las proporciones que forman sus redondeadas líneas

Su naturaleza sencilla se aprecia por doquier, portando dos simples esferas con acabado cromado para mostrarnos la información; en la izquierda encontramos la medición de velocidad con prioridad en millas y una discreta pantalla lcd para indicar los kilómetros totales y un parcial que se resetea con su único botón, testigo de intermitentes, luces de carretera y ABS. En la derecha, un tacómetro analógico con testigo de punto neutro, fallo motor y un útil testigo de reserva.

plantilla fotos14En su piña derecha, cuenta con un interruptor para desconectar o conectar el ABS a gusto del conductor. Sí, por normativa cuenta con ABS desconectable, también con encendido electrónico, inyección electrónica Delphi, frenos delanteros con disco de 320mm de diámetro con 4 pistones y latiguillos metálicos, y freno traseros con disco de 240mm de 2 pistones.

plantilla fotos28Los acabados cromados y el color plateado predomina por toda la moto, como en los guardabarros, espejos, cubrecadena, los intermitentes con forma de lágrima –minimalistas, todo sea dicho- o su doble salida de escape con embellecedores alargados, que vienen acompañados por una doble suspensión trasera en una parte trasera de la moto que queda definida por su tapa de colín monoplaza, y un esférico faro de tamaño contenido. Su motor de 400cc queda completamente al desnudo, tan sólo arropado por la viga central de su chasis y los colectores del escape.

Si bien llamar más la atención es bastante complicado, pasemos a ver cómo se comporta la moto a la que todo el mundo dedica unos instantes a su paso.

Nada más ponerte a sus mandos te das cuenta de que la postura es tal y como sospechabas; “R” total. Si bien sus semimanillares tan bajos empiezan, las estriberas retrasadas acaban de forjar tal postura. Su asiento, largo y cómodo donde los haya, se encuentra a poca distancia del suelo y eso, facilita mucho la maniobrabilidad, una maniobralidad que saltando esa ventaja, se resiste a mostrarse del todo amable mientras circulas por un terreno urbano, entre otras cosas por su escaso giro y su maneta de embrague con un tacto bastante duro.

plantilla fotos7Pero claramente donde más comodidad y placer de conducción entrega no es ni en ciudad ni en autovía, lugar donde el motor se ve algo forzado a robarte confort acusando el trabajo en forma de vibraciones, sino en carretera convencional.

El sonido del motor a partir de 3.000 rpm. es grave y agradable, y es posible apreciar cada movimiento que realiza el pistón, además la aceleración es suficiente para divertirte sin poner en riesgo tu vida en exceso. El motor se encuentra más cómodo rodando en bajo y medio régimen, siendo donde mayor empuje gozas y en el régimen donde más agradecida se muestra, mientras que en la zona alta del cuentavueltas la entrega de potencia cesa y la capacidad del motor disminuye en forma de vibraciones y un escalón de rendimiento muy inferior.

plantilla fotos8

La sensación de conducción es brusca en general, pero esto no lo taches de inconveniente, pues esa es una característica habitual de las motos a las que la pequeña Mash representa en la actualidad.

Gracias a sus 5 velocidades es posible moverse con soltura en todo tipo de carreteras secundarias, a pesar de equipar una caja de cambios que carece de precisión, y con un punto muerto al que realmente parece que le gusta jugar al escondite.

Su gran cúpula no cumple solo una función estética, además te protege sobresalientemente y cumple una función aerodinámica con eficiencia, aislando ruidos y aire.

plantilla fotos2El tacto de los frenos es quizá, el punto de mayor debilidad, ya que se muestra retardado y muy esponjoso, y produce una capacidad de frenada inferior a la de aceleración. El ABS, ayuda a salvar la situación aportando estabilidad a la frenada y es poco intrusivo, pero será mejor no hacerlo entrar en acción debido a su brusco funcionamiento.

Conducir la TT40 es, sin duda, una grata experiencia. Si bien al principio te invita a dar un paso más, enseguida te das cuenta de que sus capacidades dinámicas responden a un uso de paseo. El trabajo de sus modestas suspensiones es suficiente, siendo la horquilla delantera un poco dada a rebotar, pero otorga confianza suficiente en terreno de curvas para disfrutar de un agradable paseo.

La singularidad de su conjunto y el grave sonido del motor, el cual cada kilómetro recorrido es más notorio, invita a seguir un poquito más y un poquito más. Reconozcámoslo, la Mash es una de esas motos que sin saber cómo, logra engancharte.

Disfrutar de los kilómetros, y salir en busca de café es lo que realmente adora hacer la TT.

Prueba Mash TT40 Café Racer

En definitiva, la Mash TT40 Café Racer ofrece una moto capaz de hacerte disfrutar en tus paseos o en los desplazamientos más rutinarios a un precio contenido –5495 €- , con mucho estilo y subido en algo diferente.

Además, llega dispuesta a rellenar un hueco sin demasiada competencia directa, ya que afortunadamente el mercado ha dado un necesario giro en los últimos años hacia el sector de motocicletas de media cilindrada, y nuestra protagonista de hoy goza de la exención en el segmento de pasar por un taller para ser customizada.

plantilla fotos6Si no te gustan las marcas que hay detrás de las grandes listas de ventas, tampoco ser visto en exceso y preguntado por curiosos, o las clásicas modernas esta no es tu moto. De lo contrario, en Heros 66 o cualquier punto de venta Mash hay una TT40 dispuesta a camelarte nada más cruzarte en su camino.

A favor: Estilo único, potencia equilibrada, aerodinámica.
En contra: Frenos, punto neutro, ABS.
Autor: Pablo Román