Cambio manual, ¿estás ahí?

La industria del automóvil, junto con la de la tecnología es, probablemente, las que más rápido avanzan en nuestra sociedad. Los productos evolucionan y son cada vez más efectivos, pero, ¿qué está ocurriendo en el mundo de los coches?

Climatizadores, sistemas de seguridad y direcciones asistidas entre otros son elementos que proporcionan confort en marcha al conductor, restan trabajo y sufrimiento y nadie en su sano juicio querría prescindir de ellos mientras conduce a sus destinos frecuentes, al igual que pasa con los cambios automáticos, un equipamiento más que extendido en el sector.

 cambio manual, ¿estás ahí?

Pero, recapacitemos un momento, si el sector de población que demandase este cambio y la categoría de automóviles en los que predominase fueran los utilitarios, quizá todo gozaría de mayor sentido, pero en la realidad los deportivos y coches pasionales son los que más hacen uso de él, y los coches más utilitarios y funcionales, los que prescinden de ello.

Según mis cálculos avanzados cuánticos, a una persona amante de los coches que le apasiona conducir y se gasta una cantidad elevada de euros en un coche deportivo (o no), con gran cilindrada y  golosas especificaciones es el perfil que más debería echar en falta una caja de cambios manual que no te robe sensaciones de conducción, pero entonces, ¿Por qué parecen estar los consumidores “petrolheads encantados con el cambio automático?

2016-jaguar-f-type-manual-s-caldera-red_05-1134x756

No hay duda, el cambio automático con o sin levas al volante es más cómodo, más efectivo, más rápido, difícil de igualar en el crono de circuito, reduce consumos, y algunos en conjunto a su motor emiten preciosos sonidos al efectuar el cambio. Hasta aquí, bien, pero llegar a tal punto de desechar, literalmente, si quiera la opción de montarlo en la mayoría de deportivos y marcas actuales es una consecuencia de la demanda de los compradores. Por ejemplo, 1 de cada 5 BMW M2 es equipado con cambio manual, el resto, automático. Esta tendencia lleva presente muchas décadas en EEUU, pero a ti, Europa, ¿qué demonios te está pasando?

Por otro lado, el cambio manual (algunos ni os acordaréis, lleva tres pedales y una palanquita), posee una magia indescriptible al efectuar un cambio. Tú eliges el momento, la marcha, la manera, sientes cada engranaje acoplarse, te hace trabajar y concentrarte al ir rápido, y no permite errores.Y sí, es más complicado, más incómodo en su uso cotidiano, y más exigente.

La preocupación acosa a unos pocos, ¿se acerca el fin del cambio manual como dicen? Muchos dirían que es un tanto exagerado, pero la realidad respalda esa teoría. Por supuesto las diferencias culturales también han hecho efecto sobre el tema, ya que en EEUU están creando un mercado que es un auténtico cementerio de coches manuales. (Más aún si cabe)

Por el lado contrario, Europa siempre ha sido un continente donde el cambio manual ha predominado, y, hasta hace unos años, el automático era caro y tan solo lo montaban algunos perfiles de coche, como grandes berlinas o coches de gama alta. En la situación actual, sólo interesa ir rápido, la efectividad y la comodidad, pero, ¿dónde han quedado las sensaciones de conducción?

Sin duda la evolución me hace acabar, cual rio en el mar en el punto de siempre: La conducción autónoma. ¿Acaso es, acercarse poco a poco con discrección a un mundo repleto de coches autónomos sin ninguna exigencia que reclamar al volante?

shift-868980_960_720

¿Miedo al cambio manual? ¿Lucimiento de coche como única meta? ¿Comodidad? ¿Falso sentimiento de llevar un coche a la última? Ahora lanzo la pregunta, ¿Tú que prefieres?

Si amigos, algún día un coche como el mítico Seat 124 Sport y sus características/sensaciones serán tan deseadas como el mayor de los superdeportivos actuales.

car-824074_960_720

Antes de irme quiero repasar algunos de los siguientes automóviles actuales con cambio manual y agradecer a sus creadores su existencia;

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Pablo Román