[Prueba] Mini John Cooper Works 2015, primeras impresiones.

Amanezco enfermo y sin ganas de moverme de la cama, pero a pesar de todo mal motivo y padecimiento un juguete me está esperando, y yo a los coches nunca les fallo y nunca lo haré, por lo que me pongo en marcha para jugar un rato con el nuevo Mini Cooper John Cooper Works 2015.

Helo aquí, con todos vosotros el Mini más potente jamás construido en serie de la historia de Mini.

1

Desde el año 2001, Mini está en manos de BMW, quién se ha encargado de seguir con la comercialización del modelo hasta día de hoy.

Detrás del nombre John Cooper Works hay toda una leyenda automovilística de los años 60, y sirve para identificar los modelos más deportivos de la marca.

BMW, no ha querido desaprovechar su nueva plataforma UKL1, por lo que la ha montado en éste nuevo compacto renovado.

Respecto al anterior modelo, se ha incrementado la cilindrada de 1.6 a 2.0, contando ahora con  motor Twin Power turbo de 231 CV de 4 cilindros en línea capaz de hacer 0-100 Km/h en 6,3 segundos, y desarrollar 320 Nm de fuerza, y todo ello para conseguir mover sus 1280 Kg de peso.

2

Sus frenos van firmados por la prestigiosa marca Brembo, acierto seguro.

Los cambios estéticos tan sólo son apreciables por los más observadores, ya que comparando el coche con su hermano el Cooper S, es difícil que la gente corriente se percate de los cambios.  Pero venga, nosotros no somos gente corriente, somos frikis, y como buenos frikis nos damos cuenta que sus paragolpes son más agresivos y anchos, las dimensiones del spoiler trasero son más generosas, una línea roja cruza la parrilla frontal a juego con varios logos especiales John Cooper Works por toda su carrocería, y sus escapes también se han modificado, aunque eso queda claro cuando arrancas el coche.

3

La unidad que he tenido ocasión de probar, montaba unas llantas opcionales de 18″ (las más grandes disponibles) llamadas John Cooper Works Cup Spoke a 2 tonos. No quedan mal a juego con su entrada de aire en el capó delantero, y recuerdan a las de su hermano de la versión  GP.

Caen en mis manos las llaves, y abro la puerta para sentarme con ganas de ver que secretos esconde. Nada más abrir la puerta, la ventanilla baja hasta la mitad de la puerta, como en varios coches sin marcos en las ventanillas, pero en esta ocasión el cristal se hunde más de lo común para luego volver a subir una vez cierras la puerta.

5

Al mirar estacan sus pinzas de freno rojas con el emblema JCW

Nada más te sientas te das cuenta que su habitáculo es pequeño y compacto, y que todos los materiales han sido cuidados para ofrecer una sensación mejor al cliente del modelo.

A primera vista te encuentras con su diseño clásico lleno de esferas enormes que muestran la velocidad, y en el centro el completísimo ordenador de a bordo.

7

El tacto de su volante es verdaderamente agradable, y todos sus tapizados con los hilos de las costuras en rojo inundan el coche, mientras que frente al asiento del acompañante en el salpicadero encontramos un panel de imitación a la ya tan conocida fibra de carbono.

Hablando de asientos, monta unos preciosos asientos bitono (rojo y alcántara), con cierta forma de semi-backets, comodísimos y con buena sujeción corporal, hasta cierto punto, pues cuando curveas considero que la capacidad dinámica del coche sobrepasa ese punto de los asientos. La postura de conducción es también muy buena, con equilibrio entre deportividad y comodidad.

9

Pongo en marcha el coche a través de su singular botón de encendido, característica que se repite en el resto de botones de un gran número de funciones del coche, y que consiguen aportarle un toque “de carreras”.

Ésta unidad monta un cambio automático”steptronic” de 6 velocidades con opción de usar levas en el volante, correcto en su funcionamiento y hasta diría que muy bien desarrollado, pero la enorme parte de encanto que se lleva consigo la ausencia de un cambio manual hacen que el coche pierda pureza, diversión, complejidad de conducción y encanto. Menos mal que hay disponible una caja de cambios manual de 6 velocidades, la cuál aún no la he visto montada en ninguna unidad.

Nada más ponerme en marcha un curioso Head – Up Display me recuerda que va a estar marcándome en todo momento la velocidad de la vía y a la que circulo, así como algunos otros factores de la conducción. La unidad que he tenido entre manos viene a tope de extras, y eso hace mucho en la percepción del coche cuando no tienes ocasión de compararlo insitu con otra unidad peladilla.

4

Su sistema multimedia parece completísimo, pero no he tocado nada por lo que no hay más declaraciones señoría.

Dispone de tres modos de conducción que no he probado bien (como otros muchos elementos del coche) que son;  MID, SPORT y ECO, denominados Mini Driving Modes.

Sorprende la facilidad de conducir y suavidad con la que los ingenieros han dotado al coche para su uso día a día y en ciudad, pero pronto llego a carretera donde el JCW se muestra perfectamente estable y con una dirección muy dura.

Al acelerar fuerte saca todo su carácter, su sonido (muy notable el turbo), inunda la cabina y hace presencia en nuestros oídos. Estoy sorprendido, coger curvas con éste Mini es divertido, muy divertido y con un paso de curva muy eficaz. Su aplomo en curva es sorprendente si tenemos en cuenta su forma cuadrada y que no es especialmente bajo.

Es un coche rápido, muy rápido, un compacto deportivo capaz de sacar carácter y enfrentarse a otros modelos de la categoría sin miedo, y capaz de frenar a tiempo su carrocería si las circunstancias lo requieren, dado que su potencia de frenada a cargo de los Brembo es altísima.

6

Sí, frena mucho y con muchas ganas, aunque según he percibido tiene unos controles de seguridad  muy intrusivos que enseguida se pone nerviosos, y un tacto de freno en conducción deportiva que puede ser mejorado. Una lástima no poder probarlo más Kms y estudiar a fondo el sistema.

El start-Stop no deja de actuar cada vez que te detienes, con el fin de alcanzar sus consumos homologados (6,7/6,8 L/100 km de combinado). Tal y como vamos estamos a años luz de bajar de 10 o 12.

De copiloto transmite también mucho, y seguro que sus tres posibles ocupantes se lo pasan pipa en un buen tramo de montaña de camino a alguna actividad al aire libre con sus bultos en su relativamente grande maletero de 211-731 L de capacidad. Ventajas del coche, pues aún saliendo perdedor si comparamos su utilidad con otros rivales, considero que tiene una polivalencia aceptable.

10

Sería tremendo pensar que un poco más adelante desarrollen una versión GP del modelo, como la versión John Cooper Works GP del 2013 limitada a 2.000 unidades.

En definitiva: es un coche compacto y deportivo, capaz de ser utilizado a diario y regalarte una sonrisa en tu tramo favorito con tus amigos, toda una declaración de intenciones por parte de la gama John Cooper Works, y retocables mejoras de las que nadie se libra como revisar los frenos o montar un cambio manual.

8

A favor: Practicidad del día a día, carácter deportivo y potencia, nivel de acabado.

En contra: Cambio automático, tacto de los frenos intrusivo, precio.
  • Autor: Pablo Román