[RetroPrueba] 1993 Rover 220 Coupé Turbo, furia salvaje.

Rover fue un fabricante caído en el olvido, aunque a día de hoy sea recordado aun por muchos, extinguido en 2005 cuando se declaró insolvente, con sede en Birmingham, Reino Unido.

El grupo Rover ha sido una de las firmas clave en la automoción británica, siendo el fabricante de varios modelos deportivos y de buen rendimiento que tuvieron una enorme acogida entre el público, o colaborando en desarrollos conjuntos con firmas tan importantes como Honda.

Hoy Different Driver le rinde un pequeño homenaje a una marca extinta que ha sabido fabricar algunos modelos tan desmelenados como el coche de hoy, un exclusivo Rover 220 Coupé Turbo, el modelo más potente y rápido jamás fabricado por la marca.

La serie 200 Coupé englobaba varios modelos; Rover 216 Coupé, 220 Coupé, y el 220 Coupé turbo, siendo todos atmosféricos salvo el último.

8

El modelo se empezó a comercializar en España en 1993

Ésta unidad, del año 1996 con 180.000 Km`s,  ha sufrido un proceso de restauración completo de más de un año por su dueño, Erik, siendo únicamente modificados la radio y altavoces y la suspensión. Erik es también el propietario  de un 220 Gsi del año 1994, completamente genuino de color British Racing Green.

Su motor, un 1994 cm3  Turbo que desarrolla 200 C.V. a 6.000 rpm (Normalmente salían con algunos extra de fábrica), tracción delantera para 1190 Kg de peso, y un diferencial autoblocante tipo Torsen (que difícilmente se encuentra de no ser un deportivo de buen calibre) son las características principales.

6

Respecto al equipamiento, posee llantas de aleación de seis brazos, faros antiniebla, ABS de serie y airbag (únicamente el del conductor), así como una alarma volumétrica, y regulación de volante y asientos en altura entre otros. La calefacción y el aire acondicionado también están presentes en su panel de instrumentos.

1

El diseño inglés de la época está presente tanto por dentro como por fuera, y en su carrocería encontramos muchos elementos deportivos como un generoso alerón trasero, o un abultamiento en el capó delantero. Posee una extraña mezcla entre deportividad y cierta seriedad, y con un simple vistazo logras darte cuenta de que es un coche de dimensiones generosas, muy ancho, y muy espacioso.

Su carrocería Targa nos permite disfrutar de conducir con techo solar y una abundante luminosidad, o desmontar directamente sus dos paneles de cristal para disfrutar a cielo abierto. Su proceso es sencillo, con dos tiradores, desmontamos cada panel de manera manual y lo guardamos en sus fundas. Para terminar, tan sólo tenemos que quitar el travesaño central y ya está listo.

5

En escasos 2 minutos la operación está hecha al completo

En el interior  las inserciones de madera en el salpicadero no podían faltar en un Rover ni aun tratándose del más deportivo de la gama, y un diseño sencillo pero cuidado hace presencia en todo el habitáculo. Su espacio es muy bueno delante, y en el caso de los asientos traseros, son más espaciosos de lo que a primera vista parece, siendo cómodos para personas de hasta aproximadamente 1,75 metros de altura. A partir de ahí, la cosa se pone más incómoda… cosas de deportivos.

Como dato curioso e inquietante, tan solo cuenta con luz de cortesía en las plazas traseras y no en las delanteras.

4

Y  llega el momento de hablar de su conducción… Un comportamiento rabioso y antipático es una buena definición de este animal salvaje. Desde el primer momento que te sientas a sus mandos te trasladas a otra época, una época despreocupada y orientada a cautivar al comprador con otro tipo de atributos en un coche muy diferentes a los que vemos hoy en día en general.

Su sonido es muy grave y notorio, y tras una larga tarde por todo tipo de vías con el coche, a ralentí me quejo de que sus vibraciones aturden mi cansado tímpano. “Tú que estás acostumbrado a tu coche moderno” me contesta Erik mientras se encarga de apagar el motor del coche con cierta cara de cachondeo.

El coche tiene la capacidad de ganar velocidad muy rápido aun cuando pretendes ir tranquilo, y es cuando se nota para que nació el coche. Su motor es excelente, está cargado de fuerza y, al pisarle a fondo y entrar a soplar el turbo, acelera como un diablo en cualquier situación.

Mientras tanto, la válvula de descarga emite un enorme silbido…

Menudas malas pulgas, cuando aceleras con rabia entiendes la fama que ha ganado con el paso de los años.

La insonorización del coche no está tan lograda como los de hoy día, por lo que los pasajeros sienten una ruidosidad notable al circular, incrementando también la sensación de velocidad.

Mientras seguimos con el paseo, y tras parar a por dos McFlurry con un frío de sierra de narices, seguimos subiendo hasta donde la carretera nos permite, ya que subir es lo mejor que puedes hacer a sus mandos.

7

Su motor tetracilíndrico empuja el coche de 0 a 100 Km/h en 6,5 segundos

Como todos los modelos la gente siempre ha acusado que el coche, no está preparado para aguantar su enorme potencia, pero al llevar modificada la suspensión en éste caso es otro cantar. Monta unas suspensiones Koni regulables con muelles H&R adelante, y las suspensiones de serie atrás con muelles H&R también, por lo que consiguen una distancia menor al suelo y una estabilidad extra respecto a las de serie que se hacen notar muchísimo cuando exprimes el motor.

Cuando el Torsen actúa en una curva cerrada, el equilibrio con dichas suspensiones crean la sensación de ir sobre un raíl, y una disminución considerable del esfuerzo a realizar para seguir (o cerrar más) una trayectoria. Parecen decirte: ¿Quieres cerrar más el ángulo de giro a más velocidad? ¡Es una invitación en toda regla!

2

Es un coche que exige un nivel de conducción superior a la media, difícil de conducir y exprimir su potencial

Sus frenos tienen un tacto muy muy duro, y es necesario hacer una fuerza exagerada para detener con cierta rapidez el vehículo, mientras que a su vez, la caja de cambios presenta cierta holgura, aunque no impide engranar las marchas con facilidad.

Cuenta con un depósito de gasolina de 55 litros, y los consumos son algo altos a día de hoy, pero su propietario me afirma hacer una media de 8L/100 Km en autovía y carretera a 120 Km/h, lo cual no es descabellado.

3

En resumen, un lobo con piel de cordero, un coche capaz de enfrentarse a otros modelos con una grandísima reputación, un fuerte carácter y la necesidad de un dueño con dos buenas manos.

Agradezco a su propietario y amigo Erik que la prueba haya sido posible, y le deseo que siga disfrutando de sus dos coches por mucho tiempo.

A favor: Potencia y diferencial Torsen.
En contra: Recambios escasos, consumo.
  • Autor: Pablo Román