[Prueba] Harley Davidson Forty-Eight 2016. ¡Toma de contacto!

Harley Davidson ha traído recientemente la gama de modelos 2016 a sus instalaciones de Madrid (Makinostra), y ha querido que los clientes, amantes, y distinto publico pudiésemos hacer una pequeña prueba por los alrededores de la ciudad, por lo que inmediatamente me puse en contacto por teléfono para reservar mi plaza.

La mítica firma de motos de Milwaukee (USA) lleva produciendo motocicletas custom que todos conocemos desde el año 1904 y  ha conseguido crear una absoluta y enorme afición, así como un estilo de vida alrededor de ellas. Pero fue en 1957 cuando comenzó a producir una línea de modelos más ligeros denominada Sportster que ha tenido una amplia trayectoria, y es de una de ellas concretamente de la que vengo a hablar hoy.

Se trata de la Harley Davidson Forty-Eight 2016, y es que ha recibido algunos significativos cambios respecto al “anterior” modelo.

Prueba Harley Davidson Forty Eight 2016Para empezar a entender esta máquina tenemos que saber que su corazón es un motor Evolution V2 de 1202cc, capaz de desarrollar 98 Nm de fuerza a tan solo 3.500 rpm.

De su refrigeración se encarga el aire, y monta una caja de cambio de 5 velocidades.

En el ámbito estético la FortyEight puede presumir de contar con la imagen más gamberra entre todas sus hermanas, con un estilo bobber o custom que resaltan elementos como su depósito de combustible tipo peanut (cacahuete) o su ancho manillar estilo drag-style. El negro predomina en su conjunto, y unas estriberas muy adelantadas hacen presencia. Sus anchas ruedas y su enorme motor nos despejan cualquier duda de que es una auténtica Harley Davidson.4Respecto al modelo antecesor, no son grandes los cambios que ha obtenido, pero si encontramos algún nuevo color disponible, un nuevo emblema en el depósito de combustible con relieve, un filtro de aire redondo, nuevas suspensiones, nuevos escapes negros con embellecedores, y algunos detalles más.3Su tacómetro es sencillo, y un cuenta revoluciones digital nos indica en todo momento y con total precisión a cuantas vueltas rodamos y su indicador de marcha engranada nos indica en que marcha circulamos, cuyo dígito desaparece al pisar el embrague. También encontramos varios iconos clásicos como intermitentes, ABS o aceite que son suficientes para la moto, mientras que en sus piñas, accionamos los controles por medio de unos robustos botones.1

Durante la pequeña prueba, a la HD le ha dado tiempo a enseñarme su esencia principal

¡Arrancamos! Su sistema de arranque sin llave permite dar a un par de botones y arrancarla sin necesidad de utilizar la llave. Un grupo de 10 motos nos ponemos en marcha.

La sensación es especial y particular, los niños sonríen y la gente mira, todo el mundo es testigo de nuestro paso.5Su ancho asiento es muy cómodo, pero sin estar acostumbrado a unas estriberas en esa posición tan adelantada, se me hacía raro al principio, pero no tardé en coger el gustillo a la postura. Los espejos, están situados por debajo del manillar, un toque original y eficaz, puesto que observas relativamente bien lo que sucede a tus espaldas sin muchas interferencias ni vibraciones.

Respecto a su peso, unos 260 Kg, se ven sumamente reducidos por su bajísima estatura, su bajísimo asiento y su reparto de pesos, lo que ayuda a no encontrar problema en ninguna situación.

6

El sonido es una pasada, aunque algo capado para mi gusto, cosas de homologaciones y de los tiempos que corren. Tranquilos, unos buenos escapes Vance&Hines acabara rápidamente con el problema

Grandes vibraciones, y una caja de cambios de tacto durísimo y con un enorme sonido al cambiar de marcha no podía faltar, y es que no es una queja, puesto que de no haber sido así no sé qué pensaría.

Al rodar con la 48 te sientes sacado de una película americana, y la falta de Rock y juerga acusa al cuerpo. Menos mal que tenía al lado una Electra Glide con el equipo a todo trapo, que si no…9

El comportamiento dinámico es más que suficiente para una moto cuyo objetivo es pasear, y crear placer por la carretera

En las curvas se comporta bien, su carácter es perezoso pero su intención buena, permitiendo conducirla con bastante agilidad, y sus frenos con ABS cumplen con su función, aunque no los fuerces demasiado ni demandes deportividad, pues no tienen la suavidad ni la eficacia de otras muchas motos actuales.

Sus marchas son sorprendentemente largas, obligándote a circular en marchas muy cortas en ciudad para evitar un insostenible balbuceo y no llega a sentirse a gusto en 5º hasta llegar a carretera y superar aproximadamente los 100 Km/h, mientras que su freno motor es mucho más leve de lo que esperaba, proporcionando una extraña sensación al soltar gas, como si el motor hubiese entrado en un estado de relajación elevado.

No obstante, en recta demuestra carácter empujando la moto con mucha mucha fuerza a base de contundentes pistonazos. ¡Madre mía, que carácter!

Aquí prima otra cosa más que la amistad con un cronometro, un factor determinante para entender la moto.Prueba Harley Davidson Forty Eight 2016

Los logos de la marca pueden verse en diversos lugares de la moto

Por todo ello, la Forty-Eight me ha gustado y me ha dejado con las ganas de seguir conduciéndola, plasmando en mí el ADN de la marca, pero tras un corto camino hubo que volver al punto de partida. Todos los participantes llegamos satisfechos pero con ganas de haber explorado un poco más nuestras motos elegidas, por lo que espero volver a poder ponerme detrás del manillar de una de éstas locas americanas tan especiales y contarlo en detalle.8

A favor: estética impactante, espíritu, ABS.

En contra: Calor del motor en ciudad, ausencia de nivel de combustible, hace poco ruido.

  • Autor: Pablo Román