[Prueba] KTM 1190 Adventure, Cuando los kilómetros no imponen.

En 2013, KTM decidió evolucionar su modelo 990 Adventure y meterse así de lleno en el segmento maxi-trail, donde la BMW R 1200 GS goza ya desde hace tiempo de un indudable puesto de reina, y lanzó al mercado la 1190 Adventure.

La KTM 1190 Adventure 2014 es la máquina que vais a ver ante vuestros ojos, y antes de comenzar hay que aclarar que es una moto con un despliegue tecnológico y prestacional que juega en otra división.

KTM 1190 ADVENTURE

Su estética sigue en la línea que tanto gusta a sus padres Austriacos, una imagen robusta y aventurera que invoca al Dakar, a la arena, y a la diversión sin límites combinada con rasgos de carretera y hasta me atrevo a decir que un cierto toque deportivo. Unas ruedas enormes, su escape tipo bazoka o sus Day light de forma curvada destacan nada más mirarla, eso sin hablar de su color naranja metalizado…

Toda la diversión corre a cargo de un motor LC8 bicilíndrico de 4 tiempos modificado y derivado de la supersport RC8, con 1195cc que desarrollan 150 CV y 125 Nm.

En su parte ciclo, encontramos buenos componentes como suspensiones WP regulables electrónicamente, una gran horquilla invertida de 190mm de recorrido, unos frenos Brembo delanteros de doble disco con 267mm de diámetro….

La Adventure me llama, está Ready to Race. La unidad no dispone de maletas, detalle que suaviza el primer contacto. Me dispongo a sacarla del callejón donde se encuentra para iniciar la marcha y lógicamente, su peso y dimensiones complican la maniobrabilidad en parado y el arranque, algo que demanda cierta fuerza y maña. 230 Kg de moto y una carrocería generosa son los culpables.

Ojo, yo no soy muy alto y puedo manejarla perfectamente, si las dudas te asaltan tus capacidades se basan en pasión y energía. (Venga vale, que si no lo digo más de uno me lo reprochará, también de experiencia y mucha energía)

FOTO5

Al meter primera, el embrague es de tacto blando y muy intuitivo. Es anti rebote, algo que se nota al reducir con el motor a un mayor régimen de giro.

Por ciudad todos los obstáculos parecen ser una broma para la Adventure, donde nada molesta su marcha, y no te agobia el espacio en ningún momento. Nada como un scooter, pero sorprende lo bien que se desenvuelve.

Circulando por carretera, a pesar de lo que pueda parecer, rebosa tranquilidad y suavidad en su marcha, me ha sorprendido lo dócil y tranquila que puede moverse a bajas vueltas. La caja de cambios también es suave, sin esos clacks tan presentes en otras motos de alta cilindrada.

Su motor LC8 no admite con entusiasmo rodar por debajo de 4.000 vueltas, sobre todo en subida, aunque suene raro en un motor tan potente no es una cuestión de potencia si no de confort, donde como al igual que otras hermanas KTM vibra en exceso y no se siente del todo cómoda, siendo a partir de 4.000 vueltas un régimen idóneo para moverla con agrado. Abrir gas a fondo y sentir como sube de vueltas es parecido a la sensación que tienes en un avión momentos antes del despegue… Los diseñadores, ya puestos, podrían haberla montado un cinturón de seguridad. ¡Brutal!

KTM 1190 ADVENTURE

La protección aerodinámica es sobresaliente, llevando la cúpula en su posición más baja, y con un notable viento de montaña, la molestia es mínima para el piloto. Su cúpula es regulable en altura con dos sencillos tiradores.

Goza de una posición de conducción cómoda, con los brazos muy abiertos y la espalda erguida como no puede ser menos en una maxi-trail, y sus estriberas (algo más adelantadas de lo que esperaba) te dejan suficiente espacio al pie para esa manía tan común de apoyar tan solo la puntera o ponerte de pie en la moto sin mayor preocupación

KTM 1190 ADVENTURE

23L de depósito y un consumo de unos 6 Litros… ¿Pasamos a algo que nos importe, por favor?

Hablemos de curvas, y  es que es sorprendentemente ágil y ligera, y hacer un tramo de montaña no tiene nada que envidiar a otras motos más deportivas, su estabilidad, seguridad y compromiso con el piloto son fantásticos. Su centro de gravedad y manejo es más alto de lo común, lo que al principio sin estar acostumbrado impresiona un poco, pero a la Adventure se le ha pegado algo de la RC8, sin duda.

Para detener la moto con mayor garantía, acercarse todo lo posible al depósito ayuda a ejercer más fuerza en las piernas para sujetarla, pues se llega mejor al suelo que haciéndolo con el culo en la posición natural de conducción. Hay que comentar que su asiento es también regulable en altura, un punto muy positivo ya que no todos medimos lo mismo y es algo necesario para su disfrute.

KTM 1190 ADVENTURE

Su sonido es ronco e imponente, llevar un 1200cc KTM es un escándalo hagas lo que hagas. ¡Delincuentes!

Está dotada con cuatro modos de conducción; Off-Road, Rain, Street y Sport. Sin haber probado bien los dos primeros, Según me comentó el personal del concesionario, en Off-Road y Sport los controles de tracción y ABS son muy permisivos, mientras que en los modos restantes actúan más severamente por la seguridad del conductor. La potencia varía de 100 a 150 Cv dependiendo del modo seleccionado. (100 Cv Off-Road y Rain, y 150 CV Street y Sport)

No sentí excesiva diferencia entre sus modos Street y Sport, pues sus prestaciones son tan elevadas que pasa desapercibido cualquier cambio circulando a una velocidad prudente, no obstante he podido apreciar como su sonido es mas ronco y es algo más nerviosa a partir de medio régimen. Para cambiar el modo es necesario soltar el gas unos 2 segundos.

KTM 1190 ADVENTURE

Su ordenador de a bordo ofrece un menú muy claro y sencillo de usar, algo muy de agradecer en marcha y que a la larga facilita los ajustes diarios. También lo son los controles del mismo, situados en el puño izquierdo con un cuadrado de flechas entre otros botones.

Entre otras cosas, en sus diversas pantallas encontramos una información muy completa que va desde el ajuste de las suspensiones (de accionamiento estático), kilómetros totales y parciales, pantalla “favoritos” con datos básicos como el modo seleccionado deconducción y suspensión, temperatura, estado del ABS…

Mientras que en la pantalla derecha, nos muestra el medidor de combustible, hora, marcha engranada, velocidad, temperatura del motor, nuevamente modo de conducción seleccionado…etc.

Sus frenos cumplen perfectamente y con la dinámica de conducción de la moto se tocan más bien poquito, pero al hacerlo el ABS y la estabilidad están presentes, y proporcionan una seguridad excelente con una gran potencia y orden. La KTM lo quiere tener siempre todo bajo control, y para rematar han incorporado un sistema de estabilidad SMC, que goza de un control de tracción sensible a las inclinaciones incluyendo el ABS, sistema que facilita las frenadas en curva y puede ser de gran ayuda en una situación peligrosa.

KTM 1190 ADVENTURE

Como para todas las KTM existe un completísimo catálogo de accesorios Powerparts, y diversas empresas que preparan este tipo de vehículos como Touratech. Lo que nos faltaba, meterle golosinas.

Con muchas ganas de seguir disfrutando y explorando la moto, toca devolverla y despedirse de momento de esta bestia.

KTM 1190 ADVENTURE

Desde mi punto de vista, es una moto perfecta para grandes viajes, aventuras, pistas, vivir la pasión de las motos con total polivalencia y exotismo. No lo es tanto para desplazamientos diarios o de corto recorrido, pequeñas rutas de fin de semana, visitar a tu novio/a etc., pues hay opciones mejores, aun así, como todas las motos también podría servir y con gran comodidad, claro.

Agradecer al concesionario oficial KTM de Alpedrete (Madrid), ACM Competición la cesión de la unidad para la prueba, y su trato profesional como clientes.

A favor: carácter, polivalencia, aerodinámica, potencia…

En contra: peso y maniobrabilidad, me quería ir a Francia y no me ha dado tiempo.

  • Autor: Pablo Román
  • Fotografía: Ana Encinas