[Prueba] Bultaco Brinco. ¡La bici que quiso ser moto!

Bultaco, tras aproximadamente 31 años sin actividad, ha resurgido para volver a dar guerra en el mundo de las dos ruedas, noticia que muchos aficionados celebraran con emoción, y la cual yo he acogido con ilusión tras ser la primera máquina que voy a ver nacer a manos de la marca Española.

Pero su regreso, no ha sido nada convencional, con la presentación de un producto bautizado por ellos mismos como “moto-bike”, una unión entre las bicis y las motos: la Bultaco Brinco.

IMG_3300

Pero… ¿Qué es exactamente y cómo entenderla?

Sin duda la mejor manera de plantearlo es pensar en una Mountainbike tradicional, al que le han añadido una dotación de puño de moto a cargo de un motor eléctrico, que te ayuda a pedalear y te da la posibilidad de subir, y saltar como nunca antes lo habías hecho disfrutando de un empuje extra, y permitiendo su propulsión a cargo únicamente de dicho motor. Es una bici, que quiere ser moto, pues la posibilidad de rodar a puño de gas desconcierta bastante cuando instantes antes estabas pedaleando, pero todas las etiquetas se vuelven innecesarias cuando te subes a la bici y comienzas a rodar.

La nueva Bultaco no es una bici eléctrica, pues por ley no debería superar los 25 km/h para encasillarla como tal, tampoco un ciclomotor, pues su velocidad máxima sin pedaleo es de aproximadamente 60km/h, lo que la convertiría en una moto según la ley. De tal modo, no está permitido circular con su motor eléctrico montado, o funcionando por la vía pública, pero si en circuito o propiedad privada. Nos encontramos su primer fallo, pero según dicen están desarrollando una versión homologada como ciclomotor para su uso en vías públicas, lo que me lleva a pensar que se restringiría su uso en campo, es un nuevo concepto, y como todas las novedades aún faltan temas por pulir.

La Brinco goza de una estética endurera intachable, con un guardabarros delantero al estilo moto y una decoración llamativa, repleta de buenos componentes y una gran sensación de calidad. Un cambio tradicional de 9 velocidades, con sistema “overdrive”, un pulsador en el eje del pedal para complementar los desarrollos, ofreciendo la posibilidad de activarlo o desactivarlo en función del terreno, Horquilla telescópica invertida con 200mm de recorrido y una pequeña pantalla a modo de ordenador de a bordo, que sin apabullarte con excesiva información, muestra lo necesario, como el nivel de batería, modo seleccionado o el estado de la batería.

IMG_3348

Consta de tres modos de conducción (Sport, Tour y Eco) y su motor de hasta 2kWh que desarrolla 60 Nm con una batería de alta durabilidad están entre sus principales características a destacar. Su batería, goza de una autonomía de hasta 30 Kms en modo eléctrico, y hasta 100 aproximadamente en conjunto con los pedales, y para recargarse, necesita aproximadamente 2,5 horas en su totalidad, siendo el elixir de la diversión, cosa que obliga a planear bien una salida para no acabar volviendo en tren a casa.

IMG_3329

Pero pasemos a la acción. Llegué al concesionario y allí estaba esperándome una preciosa unidad roja con su batería prácticamente llena. Nos dirigimos a escasos metros del concesionario, donde empezar a familiarizarse con el tacto de sus frenos, su acelerador y el resto de componentes. Tras atravesar un pequeño camino varias veces y probar todas sus posibilidades, ya estaba listo para pasar a la acción, y nos ponemos en marcha por asfalto, lugar por el que, estando diseñada para moverse por terrenos difíciles, parece que sus componentes estén de vacaciones sin mucho estrés. Nunca pensé que podría decir algo así, pero… ¿nadie sabe por dónde hay badenes, por favor?

IMG_3343

La Brinco tiene detalles que delatan este nuevo concepto, como la forma de emprender la marcha, pues es algo difícil sin la ayuda de su motor. Pienso que la bici está diseñada para disfrutar de su batería en todo momento, sin ella, mover sus 39 Kg de peso (31 de la bici y 8 de la batería) pueden hacerte sudar la camiseta más de lo que quieres. Se enciende a través de una pulsera con un sistema de manos libres, aunque mi unidad fue encendida acercando una tarjeta al panel de instrumentos.

Llegamos al destino, un extenso pinar donde comprobar sus aptitudes, y es que la Brinco quiere juerga. Las suspensiones trabajan correctamente en cualquier terreno y parece que quieran ser una prolongación de ti mismo, pues se comportan en todo momento de la manera que deseas, haciendo fáciles y divertidos esos saltos y cabriolas que tanto nos gustan.

Si es verdad que en alguna ocasión las note algo blandas, pero al no hacer uso de su regulación, será algo que debo comprobar en otra ocasión. Sus tres modos de conducción cumplen perfectamente, en Eco disfrutas de un perfecto refuerzo de pedaleo, sin excesiva fuerza ni aspavientos raros y total carácter lineal, mientras que en el modo Tour te permite realizar el mismo tipo de conducción pero aprovechando más la potencia para una subida o una inesperada situación. En el modo Sport, la prioridad es enlazar curva tras curva, salto tras salto y obstáculo tras obstáculo, pues no tiene complejos a la hora de empujar con fuerza en situaciones extremas.

IMG_3318

Una de las cosas a mejorar que más he percibido es el tacto del primer golpe de gas, que tiene un retraso de aproximadamente 1 o 2 segundos desde la demanda hasta la entrega de potencia, y circulando por terrenos llanos o con poca miga no es molesto, pero si te encuentras desenvolviéndote por un camino algo más complicado repleto de saltos y grietas, ese retraso te puede meter en un apuro al recibir con retraso la potencia demandada, pues al no pedalear, tu equilibrio depende de ello. No hay problema, Álvaro, mi acompañante y guía durante toda la salida me comenta que es algo hecho a propósito en las unidades de prueba como periodo de adaptación, pero que en el modelo de producción esa característica estará modificada.

En este terreno más agresivo, la Brinco carga partes de tu cuerpo como cuello y antebrazos más que en una bici convencional, lógico, al no ser usuales las velocidades ni las cargas a las que te enfrentas, recordando más a una moto en este sentido. Ambas partes están presentes, dependiendo de la situación sensaciones de bici y sensaciones de moto conviven en un mismo aparato.

IMG_3316

En descenso sus frenos sujetan sobresalientemente la bici, no sin costarme algo acostumbrarme a ellos, siendo el freno izquierdo el freno trasero, y el derecho el delantero, como en una scooter. ¡Menudos frenos lleva este trasto!

A velocidades más elevadas, se agradece la función del sistema «Overdrive», que a priori me pareció que carecería de autoridad para satisfacer la marcha, pero se me pasaron por alto sus 60 Nm… ahí está el truco, los ingenieros de Bultaco han pensado en todo. Lo accioné en parado y, sinceramente me cuesta mucho imaginarme accionándolo en marcha en medio de la montaña.

En el lado derecho del manillar, encontramos un botón rojo que corta la corriente del motor eléctrico quedando inutilizado, algo práctico y necesario. Mientras que si miramos al lado izquierdo, observamos otro botón que nos brinda la posibilidad de dejar la bici con empuje constante y desactivarlo frenando como si de un control de velocidad de un coche se tratara, pero no lo he probado ya que las condiciones de la salida así lo han querido. El cambio funciona bien, y no tiene nada que no hayas probado en otra bici de montaña.

Volvemos al concesionario, y tras aparcar me deja con ganas de seguir a sus mandos para descubrir todas las situaciones a las que puede hacer frente. Carece de pata de cabra, lo que obliga a apoyarla sobre cualquier pared u objeto que tengas a mano…

IMG_3335

La Bultaco es una bici, y como tal está orientada a deportistas, pues no debemos olvidar que al conducirla deberás hacer esfuerzo y mantener activo tu cuerpo.

Un precio algo elevado, una autonomía (a pesar de ser muy decente) nunca suficiente para un biker, o su peso son las cartas que juegan en su contra, ¿pero acaso el placer acostumbra a venir solo?

Seguro que evoluciona pronto como han prometido desde la fábrica, y veremos nuevos resultados sin discriminar a esta espectacular bici. La Brinco es un juguete para los amantes de las dos ruedas en general, divertida, ágil y adictiva…

Pero yo ya os he hablado de la parte divertida, para más información mejor que se encarguen los profesionales de Mudville Motorcycles, distribuidores oficiales en Madrid, Castilla León y Castilla la mancha, a los que agradezco su trato personalizado y profesional, así como la cesión de la unidad para la prueba.

info-mudville

Bultaco Brinco, ¡Rock your day!

[success]A favor: Componentes de calidad, extrema diversión.[/success]

[error]En contra: Dudosa legalidad, peso sin disponer de batería.[/error]

  • Autor: Pablo Román
  • Fotografía: Ana Encinas

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>